Mi?rcoles, 18 de abril de 2012

 Voz insomne,

infinito que converge en los labios,

sabia disonancia de savia

sin aroma de salivas.

Voz que reza,

procesión de orígenes

que no siempre dice,

ni siempre habla. 

 

Hay ramas que reverdecen en la primavera. Brotes que nos hablan, que a veces lloran al nacer. Por siempre recordarán lo que nosotros olvidamos: que de ellas colgaron hombres y mujeres en algún pasado. Cuando vuelvo la vista atrás, me reafirmo en que lo importante no se encuentra en el mundo visible, ni a plena luz. Lo importante, sea espléndido o trágico, está en la conciencia humana... Somos una especie que sostiene sus "civilizaciones" sobrehumo, sobre el humo de la devastación. Nuestra Historia es un Lázaro que se levanta y anda sobre humo de iconos, de ideas, de vidas. Soplo mudo, en perpetua duermevela, alimentado por la sangre de fanatismos más o menos explícitos, por plasmas egoístas y codiciosos que invistieron los grafemas de deidad, patriotismo o coartada libertad. ¡Cuántas fronteras han librado sus guerras! Y no me refiero solamente a las que se alzan guardando vanos pedazos de tierra. A mí hoy me aterran esas otras, invisibles, no señalizadas más que en el corazón humano... ¿Las veis? Cada día la "razón" sitia y avanza, tortura y mutila, perdona (a veces también)... Quién le iba a decir a aquel ser que tuvo el valor de forjarse un lugar fuera de la caverna que, generación tras generación, nos legaría un medallón exactamente igual al ser humano: por un lado con su relieve de tragedia y, por el otro, con el de su indiferencia... Claro que el tiempo matiza, oculta o desdibuja hasta los errores. Menos mal que el olvido es cruel y obtuso. Así ni rebaños ni pastores se percatan de que cada día que anochece consigue que algo anochezca  dentro de uno mismo. Y la Historia seguirá haciéndose, presente a presente, interrogando a todo aquel que sea capaz de escuchar, pese a que Federico diga que sólo se oyen las preguntas a las que se es capaz de contestar...

 


Publicado por CBarja @ 22:06  | Ensayo
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios